Investigadores de la Universidad de Tromsø han desarrollado una revolucionaria forma de insulina que puede administrarse por vía oral, potencialmente incrustada en chocolate.
Se trata de una alternativa indolora a las inyecciones para los aproximadamente 425 millones de diabéticos del mundo.
Utilizando nanotransportadores demasiado pequeños para ser vistos con un microscopio normal, la insulina se encapsula y protege a través del sistema digestivo.
De este modo, la insulina puede administrarse con precisión en las zonas necesarias.
Hasta ahora, las pruebas de esta tecnología han dado buenos resultados en ratones y ratas, así como en chocolate infundido con insulina probado en babuinos.
Las pruebas con nematodos mostraron una liberación controlada de insulina en función de los niveles de azúcar en sangre, evitando la hipoglucemia y el aumento de peso que se observan con las inyecciones.
Está previsto que los ensayos en humanos empiecen en 2025, con lo que aumentan las esperanzas de una solución más cómoda y segura para el control de la diabetes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *