El equipo del doctor James Shapiro, uno de los pioneros mundiales en la lucha contra la diabetes mediante el trasplante de islotes de Langerhans, acaba de dar otro importante paso en esta cruzada. El pasado mes de enero este experto supervisó la intervención que un equipo de cirujanos japoneses, llevó a cabo en el Hospital Universitario de Kioto (Japón) a una paciente de 56 años. La diabética no era ella, sino su hija de 27. Ésta llevaba desde septiembre de 2004 en una lista de espera para recibir un trasplante de islotes procedente de cadáver. Pero a lo largo de este tiempo, la paciente ya había sufrido varios comas diabéticos (bajada extrema de la glucosa en sangre) y su situación clínica se había agravado considerablemente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *